Devocionales, Poemas

Eras tu Jesus

Era mi silencio y el espacio de mi soledad. Era la sonrisa del viento y las caricias de la brisa. Era su pasado y las cadenas que aun cuelgan de esta huminidad. Era el sendero. Era la luz. Era su voz. Y a pesar del tiempo. Sigue siendo la sonrisa de mi tiempo la estancia de mis pensamientos y la calma de mi sentidos. Y la estancia de cada uno de mis versos. Tu luz. Tu silencio. Tu elocuencia. Eras tu mi Jesus.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín informativo por correo electrónico para obtener una mirada semanal a las principales historias en viajes, diseño y fotografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.