Devocionales

El amor del Padre

¿Que he dejado atrás?
¿Las angustias, el descanso de un día que no termina?
¿O quizás la ruptora del tiempo que se renueva cada segundo?
He dejado las parábolas del viento
Que se vistan con la tristeza de este ocaso.
Y me dejo llevar por ufanidad del tiempo…
Que camina y no se pierde entre un segundo y otro.
Que se duerme y se despierta viajando del uno al dos.
he dejado mi silencio a espaldas de mis alegrías,
Y decidí empezar un día nuevo.
Vistiendo una sonrisa.
Y recibiendo de Dios la gracia,
y su amor que no sabe lo que es el tiempo

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín informativo por correo electrónico para obtener una mirada semanal a las principales historias en viajes, diseño y fotografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.