Devocionales

No se puede dejar de soñar


Soñé con un espacio,
una estancia donde llegar,
y dejar guardado mi silencio,

Soñé con una estrella,
con su constante luz,
para que nunca llegara la oscuridad,

Soñé con momentos a solas,
pero no quería la soledad,
Soñé con espacios marcados,
pero no con lugares cerrados,

Soñé despertar con un cuerpo a mi lado,
pero no quería que fuera pagado,
Soñé con unas caricias al despertar,
pero no quería por ellas pagar.

Soñé con un espacio, con un lugar.
Soñé con la noche y su caminar,
Soñé con tantas cosas
y me di cuenta que estaba solo al despertar.

Ahora miro hacia atrás,
y me dio cuenta de la realidad,
que he caminado tantas veces este camino,
y todavía me falta por caminar…

Pero lo que mas he aprendido,
que no importan las circunstancias,
mientras vida uno tenga,
no se puede dejar de soñar.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín informativo por correo electrónico para obtener una mirada semanal a las principales historias en viajes, diseño y fotografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.