Devocionales

Y vio Dios que la luz era buena

Génesis 1:4
Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

En los momentos de intranquilidad Dios agrega la fuerza necesaria para crear un balance, para romper el esquema y crear lo que no estaba hecho. En medio de la reconstrucción el trae la roca y define cual el será el punto de equilibrio y allí la coloca. En medio del Caos creo la luz. Y en medio del desierto dio agua de la roca. Y de los cielos dejó caer maná y de la nada codornices. Porque sabía que era bueno.

El Dios que conozco, espanta el miedo y trae tranquilidad. Cura al enfermo y al hambriento le da pan. El Dios que conozco siempre brinda esperanza y paz. No deja nada a la suerte y porque conoce tu desesperación. Lo que crees ser el final, para Dios es tu principio. El habla vida, esperanza y paz. Y en medio de tu oscuridad trae la luz, porque El sabe lo que es verdaderamente bueno, aunque tu no lo puedas ver. Solo tienes que creer, confiar y esperar. El todo lo hará como en el principio, día a día.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín informativo por correo electrónico para obtener una mirada semanal a las principales historias en viajes, diseño y fotografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.