Devocionales

Cuando se pierde la expresión

Apenas salimos de la espesa nube colonial al sol quemante de la independencia, sacudimos el espíritu de timidez y declaramos señorío sobre el futuro. Mundo virgen, libertad recién nacida, repúblicas en fermento, ardorosamente consagradas a la inmortal utopía: aquí habían de crearse nuevas artes, poesía nueva. Nuestras tierras, nuestra vida libre, pedían su expresión.” Pedro Henríquez Ureña.

La soñada libertad todo un hecho. La simplificación de lo que se debía de hacer en el sueño utópico de Duarte, Sánchez y Mella. La verdadera agenda en las manos de quienes no sabían que lo significaba Patria. Me cohíbo y no me permito escribir algunos de los nombres que se olvidaron de aquel propósito. Aunque mis manos tiemblan por describirlos hasta el mas mínimo detalle para que no se nos olviden sus nombres y mucho menos sus legados. Había que crear una nación que constituyera todo la masa que componía el pueblo. Desde intelectuales hasta obreros, sin distinción alguna. Había que crear una conciencia que estuviera como símbolo: Libertad a todos los niveles. Ese era el verdadero sueño. Preparar líderes, fomentar Nación y Patria bajo el mismo nombre: Republica Dominicana. De la historia y lo que paso, tenemos algunos trozos. Los que algunos quisieron contarnos.
Los pueblos como nuestra Republica Dominicana siembre terminan siendo afectados los males endémicos de nuestra herencia Española: La corrupción, la segregación, el abandono, la mediocridad y la burla política. Y por otros males que vienen de la importación de culturas y costumbres. Y de todo aquello que se deriva del insípido sabor que crece en los surcos de la ignorancia. Siempre nos encuentran teorizando sobre los dotes de los candidatos y de no se cuantas cosas mas. Pero siempre sobre política. Y todo debido a la falta de educación, de unidad y de identidad cultural. Es como si esta fuera nuestra única forma de expresión.
Cada pueblo, cada individuo busca una algo que lo caracterice. Que lo distinga de los demás. ¿Cuál es nuestra identidad? ¿Cuáles son nuestros Símbolos? Pero la realidad se define en el alcance de cada uno, de poder tener oportunidad de adquirir lo básico. De una forma simple, la diferencia entre un niño pobre y un rico, es esa la oportunidad de educarse; bajo iguales circunstancias y condiciones. Pero la realidad es otra, y de allí de donde nacen los problemas de las naciones como la nuestra. Por que tales condiciones no existen. Aun cuando las mismas sean favorables. Es que países como el nuestro la educación básica, no llega a todos por igual. Tomemos el sur profundo como ejemplo, tener una idea hasta donde llega la discapacidad de esta nación. De no poder llevar las necesidades básicas a estas comunidades. Esto es sin basarnos en el esquema de Abraham Maslow.
Pedirle a este pueblo que exponga su propia forma de expresarse es muy difícil. No que no exista una forma simple de expresión. Quizás se deba en parte a la pobre implementación de tan amplio aparato comunicativo que incluye: Radio, Televisión, Prensa en todas sus formas y Telecomunicaciones que posee la Republica Dominicana. Los mismos deberían ser para una más amplia difusión de los valores éticos y los valores morales de nuestra nación. Sin embargo nos encontramos distribuyendo, programas de televisión, de radio y parte de la prensa. Que solo nos presentan una perspectiva, que a su vez define con una clara visión de su propósito comercial. Esto sucede al mismo tiempo que vemos como se destruye el esfuerzo de muchos que tratan de darnos una expresión que realmente caracterice a este humilde pueblo. De gente trabajadora y amable.
Mas de medio siglo a pasado desde que Pedro Henríquez Ureña escribió este ensayo “Descontento y la promesa” y todavía nos encontramos entre procesos electorales no definen nada. Que solo atentan contra la estabilidad social. Nos encontramos ante la desinformación de un amplio núcleo de medios que solo se mueven por los intereses personales y/o corporativos. Nos encontramos ante un creciente medio que día a día llega a más personas: El Internet. Sin intentar transmitir algo que estimule el amor por el Arte, La ciencia, la Investigación y otros renglones que pudieran dar frutos diferentes. Y que algún día podamos exportar otra cosa que no sea Mujeres y Peloteros.
Pero como es que, podemos transmitir tantas cosas por el simple acto de transmitir. ¿Cual es el contexto? ¿Qué pretendemos? ¿Quizás hacernos sentir y expresar nuestras ideas? sin ningún tipo de objetivo final. Al parecer nos hemos aferrados al paradigma de que nuestro país no tiene salida, y que de ahora en adelante solo va a empeorar. ¿Me gustaría saber si es esta la idea que se le vende al pueblo? Porque de ser así, pronto no tendrán quien les compre nada. Si podemos reflexionar sobre los asuntos de nuestro país, como una sociedad que busca su verdadera identidad. Creo firmemente que sobrepondremos los valores éticos y morales de nuestro país. Para que se defina el curso de esta sociedad que tanto necesita una reorientación de sus prioridades.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín informativo por correo electrónico para obtener una mirada semanal a las principales historias en viajes, diseño y fotografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.