Devocionales

En sociedad con las Virtudes y Malas Costumbres

En sociedad con las Virtudes y Malas Costumbres
La Republica Dominicana es una nación que ocupa cuarenta y ocho mil kilómetros cuadrados de la segunda isla más grande en el Caribe. Que equivale a dos terceras partes de la superficie de la Hispañola.
En esta tierra han nacido, Escritores, Historiadores, Humanistas, Músicos, Deportistas y Empresarios entre otros. Nombres que ascienden a lo más altos escalafones de cualquier sociedad, en cualquier parte del mundo, para hacer mención de algunos nombres tenemos a: Pedro Mir, Pedro Henríquez Ureña, Juan Luis Guerra, Sammy Sosa, solo para nombrar algunos que nos llenan de orgullo como nación.
La República Dominicana ha visto crecer muchos grandes bajo sus senos, muchos nacidos en esta tierra y otros que hicieron de esta tierra su Patria. Abriéndose caminos entre virtudes y malas costumbres. Pero realmente tratemos de mirar un poco mas por dentro sin caer en prejuicio y hagámonos algunas preguntas.

¿Cómo se desmembró esta sociedad? 
¿Cómo cae en decadencia una estirpe de tal altitud? 
¿Cómo los restrojos de la maldad han tomado las calles y muchas de las conciencias de esta nación? 
En la sociedad Dominicana crecen cada día las malas costumbres y los malos hábitos. El desorden es parte de la vida cotidiana de nuestro país. Solo para mencionar un caso detengamos por un momento nuestro accionar y veamos cómo nos comportamos al manejar en la calles. 

¿Cómo accionamos al hacer una fila, sin importar el Lugar?  
Somos uno de los pocos países donde puedes entrar a un Banco con un arma de fuego a simple vista, pero no puedes entrar con una gorra de béisbol de tu equipo preferido puesta en la cabeza.
Muchos se refieren a la falta de voluntad, otros buscan respuestas en la falta de autoridad, muchos en su mayoría buscan respuesta en la Inmigración Haitiana y la Deportación de nacionales desde tierras extranjeras. ¿Pero cuál es nuestra realidad? Y creo que es más simple de lo que muchos piensan y es nuestra EDUCACION. 
Recuerdo con exactitud que en la escuela siempre nos preguntaban, 
  • ¿Saben ustedes hacia dónde van? 
  • ¿Saben ustedes lo que van hacer?
Esas preguntas eran muy comunes en el entorno escolar y los maestros siempre tenían presente hacer estas preguntas. Pero había cierta disposición a guiarnos y mostrarnos ejemplos de que debíamos de hacer. Se nos daban razones y explicaciones; a veces citando ciertos eventos de nuestra historia Patria. Era una sociedad que crecía unos niveles de conciencia, inconscientemente solo por el simple hecho de darnos ejemplos de nuestra historia nacional y de cómo afectaban en nuestro futuro. Un verdadero ejemplo de causa y efecto. Pero a pesar de todo, existían algunos renuentes que se negaban a continuar estudiando, pero las clases de civismo hacían su trabajo y poco o mucho ayudaban a crear ciudadanos más conscientes de su entorno y lo que le hacía daño a la persona y su medio ambiente.
Lo que si debemos de estar consciente es que los tiempos cambian, y según la evolución del hombre vamos mejorando en lo personal y en lo social.  ¿Pero que sucede cuando la evolución social hace que los individuos que conforman la sociedad se conviertan en los destructores de su propio medio ambiente? ¿Cómo podemos definir el efecto de una sociedad en decadencia? ¿Hacia dónde vamos a correr cuando vivimos en una isla?  Las opciones son muy pocas y creo que no nos hemos dado cuenta del daño que les estamos haciendo a la sociedad donde han de crecer parte de nuestros hijos. 
Si bien es cierto que haces dos décadas no existía una transculturación como la que existe hoy día. Y sobre todo no teníamos el acceso a Internet como se tiene hoy en día.  También es cierto que los adolescentes de los ochenta y de otras épocas anteriores no tenían o no estaban expuestos a las condiciones de vida que hoy los jóvenes y adolescentes están expuestos por ejemplo: Drogas y armas de fuego, aunque existían eran muy poca la distribución de la misma en los barrios, ningunas de estas dos se adquiría con facilidad en la calles como se pueden conseguir hoy día.
La sociedad y el sentido de sociedad existían. Lamentablemente el sentido individualista que se nos envía de todas partes y la noción de que solo importa la persona misma y no lo que está alrededor. Los continuos desaciertos políticos y los politicastros Dominicanos que a diario nos hacen sentir como un grupo de personas ignorantes; que no supieron escoger entre lo que es conveniente y lo que es necesario.  La destrucción familiar como núcleo, al parecer nos aplicaron la ley de la relatividad E=MC² y la llevaron a su máxima exposición de cual Albert Einstein no se imaginó, a la desintegración del resultado. Y de Nuevo las preguntas ¿Saben Ustedes hacia dónde van? ¿Saben ustedes lo que van hacer? Creo que se olvidaron de preguntar, si como sociedad o como individuos. Hoy sufrimos los efectos de años de destrucción social y se asoman los reflejos de una sociedad en decadencia.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín informativo por correo electrónico para obtener una mirada semanal a las principales historias en viajes, diseño y fotografía.

Leave a Reply

Your email address will not be published.